Por la acera del muelle

martes, 7 de octubre de 2008
Me resulto curiosa la historia que me contaron cierta noche en cierto y extinto pub gaditano. Me resultó curiosa ya que me aclaró bastantes dudas que tenia sobre el tema en cuestión y , por la afinidad que nos une y porque esta historia me la contaron hace mas de quince años permítanme que no revele mis fuentes , pero les aseguro que son totalmente de fiar.

En 1992 salió una chirigota a la que muchos titularon como la mejor de la historia. No quiero extenderme en valoraciones pero para mi parecer no es así, ya que me resultaría imposible escoger. Lo que es innegable es el “boom” mediático que acarreó esta agrupación. Fue tal y fue tanto y tanto el machaque televisivo que no me quedó mas remedio que, a la novena vez de verlo en TV se me ocurriera la pregunta de: ¿Por qué el autor de esta chirigota no cantó en la final? He dicho el autor porque según me cuentan tuvo mas culpa de esta chirigota que el letrista principal que se llevó la gloria y algún que otro cuplé de “Las viudas”. Esta chirigota tenía tres autores, uno de ellos, el citado glorificado y cupleteado , el otro es el que se llevó la chirigota y aun hoy en día sigue en la brecha y antifaz de oro, y el tercero es el que trabajó casi en la sombra, que cogió por otro camino y que hoy en día sigue en la brecha aunque por su trabajo menos activo que el segundo. Me pareció un poco injusto que este señor, el de la sombra, no cantara con su chirigota en la gran final y estuviera casi obviado de ese boom mediático. Tuvieron que pasar años para que se demostrase su valía y el hecho de ser un gran artífice de “Los borrachos”, pero lo que pasó para que este hombre no cantara en la final puede resultar hasta cómico.

Resulta que ese año, la chirigota que venía siendo “Los sanmolondropos” y “Los piconeros galacticos” decide , en un acto de locura sacar dos chirigotas. Una seguiría la estela y el estilo surrealista de las anteriores, la otra sería una especie de experimento el cual no se sabía como iba a salir. Al sacar dos chirigotas, el grupo tuvo que verse incrementado forzosamente. En el “Ballet zum zum” se repartirían unos cuantos y otros tantos en los borrachos. El autor del que hablamos, supongo que pensaría como el resto de compañeros y apostó fuerte por el ballet , ya que los borrachos, como digo, se trataba de un experimento. Lo que nadie se esperaba era el tremendo pelotazo. Y que los borrachos fuera la chirigota que estuviera en la final en detrimento del ballet. Cuando dicen los que pasan a la final, este autor se da cuenta de que no le toca cantar en la final. Esto no le sentiría nada bien, ya que cantar en la final siempre es un plato que gusta a todos. Se decidió a hablar con el grupo y proponerles su presencia en la final exponiendo argumentos de peso como el hecho de que el era el autor de la chirigota. La chirigota por su parte se contrarió , ya que los puestos otorgados en los distintos pases era algo decidido desde antes de empezar el concurso. Viendo la situación y viendo que la chirigota no estaba por la labor de excluir a alguien de la finalísima para meter a otro que no le tocaba, el autor del que hablamos planteó a la agrupación el hacer un sorteo y que la persona elegida fuera la persona que se excluiría de la final. Esto les parecería mas justo y, dicho y hecho, se dispusieron a sortear . Metieron los nombres de todos y cada uno de los componentes de la chirigota en un recipiente y una mano inocente sacaría el nombre del elegido para la desdicha. En toda la frente. La mano inocente sacó el papel del autor de la chirigota. Tuvo mala suerte , la verdad es que si.

P.D.: hablando de estas chirigotas me gustaría incluir unas mini historia negra aparte del tema de hoy. ¿Sabían ustedes que la primera chirigota que sacaron esos tres señores, “Los sanmolontropos verdes”, fueron abucheados en plena calle cuando hacían su pasacalle hacia el teatro Andalucía?. Por lo visto, a los catedráticos del tres por cuatro no les sentó muy bien esta chirigota.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Así son las cosas sr X. La historia escrita del carnaval no se corresponde en muchos casos con la real que fue tras las cortinas. Algunos se han llevado unos laureles que no les correspondían en tanta medida. Y encima de todo con ayuda posterior de la tele, los amigos del alma

Paco Rodríguez dijo...

Y al respecto de los salmolontropos, un padre de uno de estos componentes que aun sigue en este grupo salía en una de esa chirigtas clásicas. Pues me contó el hijo que cuando le dijo a su padre que esatba en la cama que los salmolontropos habían logrado el pase a la finalisima, le empezó a tirar las zapatillas de estar por casa y decirle mas o menos que estaban arruinando el carnaval

Miguel dijo...

Gracias por contarnos los entresijos ocultos del carnaval, verdadera historia de la fiesta. Me parece muy interesante tu blog, y he añadido un enlace en mi blog (http://entresevillaycadiz.blogspot.com) para que mis visitantes, aficionados carnavaleros, puedan disfrutar de ella. Saludos.