Maricoristas

sábado, 25 de octubre de 2008
Corría el año 1986. Era el primer año donde se pudo disfrutar de una retransmisión
íntegra de nuestra finalísima. A diferencia de los tiempos actuales se trataba de una época dorada para el mundo del coro. Evidentemente, la presencia en la final de vendía cara.
No voy a descubrir ahora la pólvora diciendo que la modalidad mas pasional es el coro. En las bateas podemos encontrar los mismos piques que en la comparsa , los mismos tragaldabas peleándose y los mismos rollos patateros, pero sin dinero de por medio. Los coristas son así. Que vamos a hacerle. Su estupidez es tal que cualquier gordo que cante menos que un grillo “metío “ en tomate y que desafine hasta tocando el timbre de un Vespino bajando La cuesta las calesas, se las puede dar de chulo y hasta incluso de guapo. Por eso, y por otras razones, como el amaño constante al que somenten a nuestro concurso, los coristas me caen como una patada en los cojones.

Como decía, ese año 86 había consagrado a una modalidad que venia de resurgir con Los Dedócratas y de reafirmarse con Entre pitos y Flautas, amén de otros bastinazos como Taberneros del Puerto, pinocho, Callejón de los negros, la banda municipal. Precisamente estos dos últimos coros, primer y segundo premio del 85, habían sido cajonazos en el 86. Se trataba de la cueva de María mocos y de la posada del mesón. Dos coros que bajaron como la espuma el listón con respecto al año anterior. Dos coros llenos de hombres que quizá perdieron su condición al hacer lo que hicieron, al menos algunos de ellos. El caso es que no se esperaban acabar con los huesos en el cajón y, claro está, no se lo tomaron muy bien. Tanta era su gallardia que un sector de cada grupo se pusieron en complot para planear la venganza. La venganza no era mas que ponerse de acuerdo para acceder juntos al teatro y, después de colocarse estratégicamente, abuchear como gallinas cluecas al coro La viudita Naviera. Estos señores demostraron no ser señores, sino ser una autentica mierda. Un señor tiene clase y es un caballero. A un señor ni se le pasa por la cabeza gritarle PUTA agazapado en la sombra del gallinero a una mujer que está cantando en un coro mejor que el suyo. Vergonzoso. Todavía se puede apreciar en la grabación de telesur la bronca que le formaron al extinto coro de las niñas. Puedo dar nombres y apellidos de gente que lió ese monstruoso pitote y que ahora van de marqueses por Cádiz...para que...no merece la pena. el que intenta humillar a una señora mientras se esconde, o no es un hombre o no se merece ni a la madre que lo parió.

4 comentarios:

Pongo dijo...

Tendrias que dar nombres,para ir desenmascarando poco a poco a los fantasmas de la fiesta.

Paco Rodríguez dijo...

Amén

Javi Osorio dijo...

Eres un dios pa mi y pa mis muertos más frescos. Eres la historia viva del Carnaval.

Un abrazo.

Efraín Oliva dijo...

Conozco esa historia de segunda mano (mi padre la conoce de primerísima mano, y no quiero decir con esto que él fuera uno de los que dices que sabes que son, pero sí que salió en el coro La cueva de MariaMocos, anteriores Callejón de los Negros. Presumo de mi padre como carnavalero, porque no he visto carnavalero más sano.). Como decía conozco la historia, conozco nombres y conozco a algunos de esos nombres personalmente, que curiosamente se caracterizan por ir de marqueses. No sé si servirá de algo dar nombres... total, lo hecho hecho está.

Ahora bien, planteo una duda. No sé si hablas de eso en alguna entrada (es el tercer post que leo, porque acabo de descubrir tu blog) pero ese mismo año se produjo el mayor cajonazo jamás visto nunca y jamás laudeado, como fue Los Cubatas. Todos sabemos que las momias era una gran chirigota, pero no creo que estuvieran a la altura de los rosado y el gómez y cia. Comparten con los coros que citas que el año anterior también estuvieron en la final y para colmo ganaron... Pudiera ser que hubiera un complot contra estas agrupaciones, dado que cada vez estaban creciendo más?? Me encantaría que me contestaras. Gracias de antemano.

Por otro lado, me gustaría recriminarte una cosa. Soy corista, desde chico (tengo 21 años). Es cierto que hay peleas, que hay mamoneos, que hay tonterías... pero ojo, eso pasa en una comparsa, en una chirigota, en un cuarteto, en una ilegal, en tu casa, en tu trabajo, con tu parienta, con tu primo, con la comunidad de vecinos.... peleas y desacuerdos y discusiones hay en todos sitios donde se reúnen varias personas, cada uno hijo de su madre y de su padre. No niego, igual que en todos sitios, que haya chuflas, gordos que van de artistas, señoras que van de señoronas y niñatos que van de reyes del mundo, pero insisto, pasa en cualquier sitio. Aún así, "siento caerte como una patada en los cojones" (por mi condición de corista, no me malinterpretes, es una forma de hablar).

Un saludo!