La copla

miércoles, 26 de noviembre de 2008
hay un autor que actualmente hace las veces de camarero y de showman televisivo. Algunos lo conocen como El Duque. A mi particularmente, por su acercamiento hacia la izquierda y su fino e irónico humor siempre me ha gustado hablar de el con el sobrenombre de El Papus. Es todo un personaje carnavalero. Lo mismo te pone una tapa de queso, que te canta un pasodoble de Pedro Romero o te presenta una sesión de preliminares. Un tipo raro donde los haya. Capaz de hacer un pasodoble con una sensibilidad y gusto digno de admiración, y capaz de cargar su ira contra una agrupación juvenil. Todo un personaje.

El año de 1986 fue otro añito de esos a los que yo titulo “jugosos”. No os quepa duda de que daré buena cuenta de el, aunque en el articulo “Maricoristas” ya relaté y di una pincelada. La chirigota de El Papus era la sensación y absoluta protagonista, por aquel entonces, en su modalidad. Empezaron con “Los cruzados mágicos” revolucionando unas formas de escribir y cantar todavía confusas por las llegadas de las nuevas libertades y al acomodamiento en la transición. Para que nos entendamos, le dieron finura, ironía, y elegancia a una chirigota que no salía de la vecina de Logroño y de la pareja en la casapuerta. Después vendría los cegatos, los llaveros, y los carreros. Tres auténticos bastonazos, con unos pasodobles melódicos, cuplés del mas recóndito y rebuscado doble sentido y letras de pasodobles adelantadas a su tiempo por su compromiso y calidad. Eran los reyes indiscutibles. Quedaran como quedaran eran los mas esperados, hasta que llegó aquel temido ’86 y aquí viene la historia negra de hoy.
Esto que os voy a contar lo confesó públicamente el propio hermano de El papus. Según decía, por algunas razones que desconozco, le tuvo que meter una tragantá al que por aquel entonces era el concejal de fiestas. Insisto en que desconozco las razones pero si recuerdo los comentarios de la gente que se sorprendían de lo que había hecho el hermano de El Papus, justo antes de que empezara el concurso. No nos engañemos, estamos ante un caso de venganza pura y dura. Quitando Las momias de uguete no había ninguna chirigota que le hiciera sombra a Los Cubatas. Quiero pensar que a causa de dicha tragantá el señor concejal movió hilos para echar fuera de la final a esa chirigota, lo consiguió. Pero también consiguió hacer inmortal una agrupación y un repertorio. Un jurado nunca que te va a quitar lo que te de el tiempo. Tengo grabada en la retina la imagen de El papus llorando en uno de los palcos mientras el público, la noche de la final, coreaba el nombre de su chirigota.
Recuerdo también como las dos chirigotas que pasaron a la final, Las momias y Los tontos de capirote, le hicieron un guiño a Los cubatas en la final, cantando el estribillo en sus respectivas presentaciones. Este detalle no lo tuvieron la chirigota de San fernando “Cada uno con la suya”, la cual recibió una sonora pita y un estruendoso rechazo por parte de todo el teatro.
Al año siguiente la chirigota de El papus decidió descansar. Volvieron en el ’88 con una chirigota mas descafeinada y aquí se acabó la historia.

Gente de carnaval a los que, como otros tanto, les pudo la cara oculta de este concurso, les pudo el mamoneo. Al Papus pudimos verlo colaborando en algunas chirigotas y sacando alguna que otra comparsa, el resto de los artífices de esta chirigota prefirieron seguir en la senda del carnaval, que no la del concurso. Como todos sabéis volvieron a sacar una chirigota y volvieron a ser los reyes, pero en la calle.

2 comentarios:

little_gades dijo...

El concurso no deja de ser eso, un mamoneo constante.

Por edad no tengo memoria para recordar a ese hombre durante esos años, sí que lo recuerdo mucho después. Pero en mi casa, si que me han enseñado esos pasodobles tan requetebien hechos y esos cuplés graciosos e irónicos.

Sigo pensando que dónde se vive el Carnaval, es en la calle.

El concurso, es un mero trámite para conseguir sacar una agrupación mejor año tras año. Tiene sus defectos, pero nos hace llegar esas "coplas" durante casi un mes entero, para nuestro deleite.

Un saludo.

Dario Alanis dijo...

Señor X, en primer lugar felicitarle por su blog. Y despues queria hacerle una peticion. TEnia entendido q en el año 1994 El Demonio escribio un pasodoble a El Gavilan. Ese pasodoble nunca llego a cantarse pero al parecer si llego a la gente. Me gustaria q contara bien esta historia y claro esta poder leer al menos el pasodoble. Muchas gracias